Kepa Murua

He estado buceando en los poetas actuales y me he encontrado con este gran escritor; porque además, es ensayista y narrador: Kepa Murua. Dos pinceladas de su vida: nació descarga.jpgKepa Murua.jpgen Zarautz en 1962 y se licenció en Historia del Arte. En 1996 fundó la editorial Bassarai y en el 2000, la revista Luke. Su obra ha sido traducida a varios idiomas.

Lo que me gusta de él es que , en la forma, tiene un lenguaje poético y elegante; y en el fondo, transmite un mensaje. Tiene coherencia, sabe transmitir. Te encuentras a gusto leyéndolo. Veamos:

   Y vendrán tus ojos para mostrarme la luz en medio del caos.

Y vendrán tus palabras para recogerme.

Tus brazos para volver de donde me perdí.

———de “Y vendrán tus ojos”———

Ahora que todo el mundo dice que el futuro está afuera,

yo os digo lo contrario: volvrd, volved,

cambiemos el país de arriba abajo.

——–de  “Ahora que dicen”———-

Y muchas más que no me caben. Me ha atraído su estilo, me ha envuelto. He leído que: “Responde a la figura del artista del siglo XXI que moldea su pasado, mira hacia el futuro y saca de sí todos los demonios que habitan en los espejos de su universo poético”.

Pienso que se lee poca poesía y que nos haría mucho bien el hacerlo. Por si algunos Kepa Murua2.jpgquieren comprar, destaco alguno de sus libros: “Poesía sola, Pura premonición”, “Escribir la distancia”, “Poemas del caminante” y “Cavando la tierra con tus sueños”.

Luis Cernuda

Poeta sevillano. Hijo de militar, se educó en un ambiente de rigidez e intransigentes principios. Estudió Derecho en la Universidad de Sevilla. Allí conoció a Pedro Salinas. En los años 20 se trasladó a Madrid, donde entró en los ambientes literarios de lo que después se llamará la Generación del 27 de la que formaría parte. Su descontento con el mundo y su rebeldía se deben a su condición de homosexual y la consiguiente marginación.

Me ha gustado el retazo de un poema que dedicó a García Lorca cuando murió:

Cernuda1.jpg

Por eso te mataron, porque eras

verdor en nuestra tierra árida

y azul en nuestro oscuro aire.

Su primera obra: “Perfil del aire”, está en la línea de la poesía pura. “Donde habita el olvido” es un libro desgarrador por la sinceridad con la que aborda el fracaso amoroso. Destaco también: “Los placeres prohibidos”.

Cernuda2.jpg

Su poesía evita el énfasis formal y busca lo indefinible, lo aéreo. Por eso huye de la estrofa y la rima, y cuando utiliza alguna, es la asonante, que es la que ofrece más libertad. Se centra en la experiencia humana. Canta el choque entre el deseo y la realidad, que deja al poeta sólo el consuelo del recuerdo y unos pocos instantes de gozo intemporal.

Rafael Alberti

He pensado que, ahora que es verano, nos gustará leer poesía bajo el parasol. Y una de las buenas opciones sería leer los poemas de Rafael Alberti:

Háblame del mar, marinero…

                                                           El mar. La mar.

El mar. !Solo la mar!

escritorio 3.jpg                                                  escritorio 4.jpg

Te fuiste, marinerito,                                       Quien cabalgara el caballo

en una noche lunada,                                             de espuma azul de la mar

¡Tan alegre, tan bonito,                                          de un salto, quién

cantando la mar salada!                                        cabalgara la mar.

Nació y murió en El Puerto de Santa María (Cádiz). Esto es lo que se llama ser fiel a la tierra, como lo fue también al mar. Alberti hace una poesía “fresca, ágil, graciosa, parpadeante: andalucista”, como dijo un crítico. Influenciado por Góngora, de “Cal y canto” da paso a la fase superrealista de “Sobre los ángeles”. Cuando se afilia al Partido Comunista, su poesía da un giro y su tono es cada vez más irónico y desgarrado. Su obra es muy extensa. Yo me quedo con su “Arboleda perdida”, poesía de la nostalgia.

Utiliza el verso libre, caracterizado por su alejamiento intencionado de las pautas de rima y metro.

 

Federico García Lorca

He escuchado recitar a Luis del Olmo un poema de Antonio Machado dedicado a García Lorca con motivo de su fusilamiento … en Granada. En su Granada. 

Merece mucho la pena leer la poesía de García Lorca porque la sensibilidad que despren

descarga.jpgG.Lorca.jpg

de, te llega. Yo he gozado con ese juego de palabras que utiliza, su colorido,  música, metáforas y su mensaje, siempre con un trasfondo social. Es bueno deleitarse leyendo el Romancero gitano, Poeta en Nueva York, Poema del cante jondo… Tiene tan buena poesía que no cabe toda en un folio, ni en la memoria.

Y si lo que se prefiere es el teatro, Bodas de sangre, La casa de Bernarda Alba o Mariana Pineda, por no citar más, nos transportará a la España de la primera mitad del siglo pasado para mostrarnos las costumbres y forma de pensar de entonces. Al leer su teatro me recuerda a Alejandero Casona, que dejó escuela, y Federico puede ser uno de sus discípulos.G.Lorca.png

Federico García Lorca no deja indiferente a nadie. Hay que tomar partido: o te apasiona o lo rechazas. A mí me apasiona.

Miguel Hernández

Ayer escuché en TV a un joven que escribía poesías, les ponía música y las cantaba acompañado con la guitarra. Decía que su poesía era sencilla y por eso llegaba bien a la juventud. Al escucharlo, me acordé de Miguel Hernández, a quién le gustaba leer poesía mientras hacía de pastor y que después escribió esos poemas tan bellos y tan dolorosos a la vez.

Nhernandez_miguel_2.JPGo sabría qué título destacar de él, si Perito en lunas, El rayo que no cesa, Cancionero y romance de ausencias… Al igual que sus poemas. ¿Cuál elegiría? ¿Vientos del pueblo me llevan, Nanas de la cebolla, Canción última, Elegía a Ramón Sije…? A propósito de éste último, quiero hacer referencia a la gran amistad que existió entre ellos a pesar de su distante ideología política. ¿Qué es lo que les unió? Su gran interés por la poesía.

Las poesías de Miguel Hernández son duras como la realidad misma que le tocó vivir en tiempos de guerra. Son  desgarradores, hay mucha sangre…, pero a la vez, y por contradictorio que parezca, serena.