Javier Marías

Nació en Madrid en 1951. Pasó su infancia en Estados Unidos donde su padre, encarcelado y represaliado por el régimen de Franco, era profesor de Universidad. Allí Javier Marías2.jpgvivió rodeado de escritores y poetas como Vladimir Nabokok o Jorge Guillén. A su regreso a España se licenció en Filosofía y Letras.

Envuelto en este ambiente literario no es de extrañar que le publicaran su primer cuento, a los quince años, en El Noticiero Universal de Barcelona. Lo que quiero destacar es que, lo óptimo para llegar a ser un escritor de altura como él, es: empezar joven y dedicarse a jornada completa. Una pena que yo no lo haya podido hacer así, pero el tiempo no vuelve.

El ser un escritor infatigable, ensayista y traductor, le llevó a obtener numerosos premiosctb25-ed-conm.jpgJavier Marías.jpg y traducido a 40 idiomas. Yo he leído sólo dos de sus libros: “Corazón tan blanco” y “Mañana en la batalla piensa en mí”. Su estilo me fascinó y absorbió todo mi tiempo y mi pensamiento. Ahora he decidido leer su trilogía: “Tu rostro mañana”. Su obra es tan extensa que no me caben todos sus títulos.

 

Bernardo Atxaga

Nació en Asteasu (Guipuzkoa). Es miembro de la Real Academia de la Lengua Vasca-Euskaltzaindia, y ante todo, un apasionado de la literatura que ha demostrado que se puede ser universal escribiendo en euskera, una lengua antiquísima; es la lengua de Euskal Herria. Es el escritor en euskera más traducido y premiado de todos los tiempos.

escritorio1.jpg

Tiene el Premio Nacional de Narrativa en 1989, tres premios Euskadi, premio de la Crítica Española en cinco ocasiones y ha estado incluído en programas universitarios internacionales y en el listado de autores imprescindibles del S.XXI.

Su obra abarca cuento, novela, poesía y ensayo. Entre sus obras quiero destacar: “Obabakoak”, “Memorias de una vaca”, “El hijo del acordeonista”, que me ha gustado mucho, y “Lekuak”, un intento de quebrar un discurso monológico (sea nacionalista o no), de mostrar su rechazo a la violencia y su apuesta sobre el diálogo y la vida. Siempre ha buscado el contacto directo con el público, con lecturas poéticas, recitales y espectáculos, que le han servido para escritor2.gifrevalidar su buena acogida entre los lectores vascos.

Su majejo del mundo interior, convirtieron a Bernardo Atxaga en un excelente e inevitable referencia de la expresividad y la solidez del euskera como lengua culta. La escritor2.giftransparencia de su estilo y la sencillez de su argumentos lo configuran como uno de los creadores de mayor hondura y originalidad en el panorama hispánico actual.