Blog

Gabriel Celaya

En la década de los setenta me aficioné a la poesía social. Al que más leí fue a este poeta vasco, de Hernani, nacido en 1911. Me identifiqué con él porque yo también trabajaba en la industria y vivía en un barrio obrero de Barcelona. Hoy en día quizás no tenga tanto tirón esa poesía no estilista y con mensaje, que pretendía transformar el mundo y que defendió Celaya. De esta época tengo una poesía copiada, no sabría decir ahora de qué libro, titulada La poesía es un arma cargada de futuro, de la que extarigo una estrofa:

                                            Maldigo la poesía concebida como un lujo

celaya.1.jpgcultural para los neutrales

que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.

Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Poeta de la generación literaria de la postguerra, fue el representante más destacado de la que se denominó poesía comprometida o poesía social. En 1946 fundó en Donostia la colección de poesía Norte, que pretendía hacer de puente entre la poesía de la Generación del 27, la del exilio y la europea. Ese año publicó:”Tentativas”, poesía de carácter existencialista. En los años cincuenta se integra a la estética del compromiso con sus libros: “Lo demás es el silencio” y “Cantos íberos”. Ambos, excelentes. Cito algunos más: “Las cosas como son”, “Las cartas boca arriba”, “Poesía urgente”, “Rapsodia euskara” y “De claro en claro”, con el que ganó el Premio de la Crítica.

En 1986 fue galardonado con el Premio Nacional de las Letras Españolas. Murió en Madrid el 1991.

Celaya2.jpg

Vicente Blasco Ibáñez

Acabo de llegar de Valencia y allí, “Entre naranjos”, se respira Blasco Ibáñez. Recuerdo la época de mi juventud en la que era lector empedernido y sus novelas regionales: “La barraca”, “Cañas y barro” y “Arroz y tartana” fueron las que primero lei. Luego aprendí que tenían influencia del naturalismo francés porque vivió un tiempo en París, exiliado por sus ideas políticas.Blasco Ibáñez1.jpg Vicente_Blasco_Ibáñez_(1892)_La_araña_negra,_tomo_I.png

Nació en Valencia en 1867. Después de cursar sus estudios, se dedicó a la política y fundó un periódico desde donde publicaba sus ideas políticas. Sus primeras novelas son las de corte regional antes mencionadas. La fama le llegó después de abandonar la política con la publicación de “Los cuatro jinetes del apocalípsis” en 1914.

Fue un autor muy prolífico. Su vigorosa imaginación y poder descriptivo hicieron de Blasco Ibáñez el gran último autor decimonónico. Fue coetáneo del movimiento de la Generación del 98, pero no perteneció a él.

“Sangre y arena” ha sido la única que no me ha gustado y creo que “La araña negra” y “Mare nostrum” son imprescindibles para un buen lector.

Luis Cernuda

Poeta sevillano. Hijo de militar, se educó en un ambiente de rigidez e intransigentes principios. Estudió Derecho en la Universidad de Sevilla. Allí conoció a Pedro Salinas. En los años 20 se trasladó a Madrid, donde entró en los ambientes literarios de lo que después se llamará la Generación del 27 de la que formaría parte. Su descontento con el mundo y su rebeldía se deben a su condición de homosexual y la consiguiente marginación.

Me ha gustado el retazo de un poema que dedicó a García Lorca cuando murió:

Cernuda1.jpg

Por eso te mataron, porque eras

verdor en nuestra tierra árida

y azul en nuestro oscuro aire.

Su primera obra: “Perfil del aire”, está en la línea de la poesía pura. “Donde habita el olvido” es un libro desgarrador por la sinceridad con la que aborda el fracaso amoroso. Destaco también: “Los placeres prohibidos”.

Cernuda2.jpg

Su poesía evita el énfasis formal y busca lo indefinible, lo aéreo. Por eso huye de la estrofa y la rima, y cuando utiliza alguna, es la asonante, que es la que ofrece más libertad. Se centra en la experiencia humana. Canta el choque entre el deseo y la realidad, que deja al poeta sólo el consuelo del recuerdo y unos pocos instantes de gozo intemporal.

Bernardo Atxaga

Nació en Asteasu (Guipuzkoa). Es miembro de la Real Academia de la Lengua Vasca-Euskaltzaindia, y ante todo, un apasionado de la literatura que ha demostrado que se puede ser universal escribiendo en euskera, una lengua antiquísima; es la lengua de Euskal Herria. Es el escritor en euskera más traducido y premiado de todos los tiempos.

escritorio1.jpg

Tiene el Premio Nacional de Narrativa en 1989, tres premios Euskadi, premio de la Crítica Española en cinco ocasiones y ha estado incluído en programas universitarios internacionales y en el listado de autores imprescindibles del S.XXI.

Su obra abarca cuento, novela, poesía y ensayo. Entre sus obras quiero destacar: “Obabakoak”, “Memorias de una vaca”, “El hijo del acordeonista”, que me ha gustado mucho, y “Lekuak”, un intento de quebrar un discurso monológico (sea nacionalista o no), de mostrar su rechazo a la violencia y su apuesta sobre el diálogo y la vida. Siempre ha buscado el contacto directo con el público, con lecturas poéticas, recitales y espectáculos, que le han servido para escritor2.gifrevalidar su buena acogida entre los lectores vascos.

Su majejo del mundo interior, convirtieron a Bernardo Atxaga en un excelente e inevitable referencia de la expresividad y la solidez del euskera como lengua culta. La escritor2.giftransparencia de su estilo y la sencillez de su argumentos lo configuran como uno de los creadores de mayor hondura y originalidad en el panorama hispánico actual.

Manuel Altolaguirre

He pensado hablar de él porque este poeta de la Generación del 27 bien se lo merece, y porque cogí prestado algunos de sus poemas para incluirlos en mi novela “Caballo de papel”. En agradecimiento.

escritorio5.jpgManuel Altolaguirre nació en Málaga. Su vocación más temprana fue la de impresor y editor y le acompañó durante casi toda su vida. Creó la revista “Litoral” y aglutinó a la que sería conocida como la Generación del 27. Es el poeta más espiritual e intimista de este movimiento. En sus composiciones se observa la huella de S. Juan de la Cruz, Garcilaso de la Vega, Juan Ramón Jiménez y Pedro Salinas.

Publicó. “La lenta libertad”, “Nube tempora”, “Poeta en América”, entre otros. Según Cernuda.”Crea en su poesía un mundo intimista, rico en matices, con una poesía cálida, cordial, transparente. Canta al amor, la soledad, la muerte, con tonos románticos. Sus poemas tienen el rasgo característico de la musicalidad, con predominio de versos cortos”.

Para leer despacio, asimilar y hacer una profunda reflexión.

Almudena Grandes

¿Quién no ha oído nunca hablar de esta gran escritora madrileña? Novelista prolífica, desde:”Las edades de Lulú”, XI premio de la Sonrisa Vertical, “Castillos de cartón”, que me encantó, “Malena es nombre de tango”…, hasta la serie de novelas, basada en hechos históricos, bajo el título: “Episodios de una guerra interminable”. Almudena toma un episodio de la Guerra Civil y profundiza en los personajes y sus circunstancias, siempre desde un punto de vista crítico y, a mi parecer, objetivo. “Inés y la alegría”, “El lector de Julio Verne”, “Las tres bodas de Manolita”, “Los besos en el pan” y “Los pacientes del doctor García” son los libros publicados y seguirá hasta nueve que tiene planificado, creo.

descarga.jpgescritorio.jpg                                          descarga.jpgescritorio3.jpg

Almudena Grandes ha coleccionado muchos premios: el de la Fundación Lara, el de los Libreros de Madrid y de Sevilla, Premio de la Crítica… Lo mejor de su pluma es que mantiene el interés desde el principio, que su lectura es amena y fácil de leer, con un estilo directo que llega al lector.

Recomiendo meter dentro del cesto que nos llevamos a la playa una novela suya, aunque nos pese un poco más.

Rafael Alberti

He pensado que, ahora que es verano, nos gustará leer poesía bajo el parasol. Y una de las buenas opciones sería leer los poemas de Rafael Alberti:

Háblame del mar, marinero…

                                                           El mar. La mar.

El mar. !Solo la mar!

escritorio 3.jpg                                                  escritorio 4.jpg

Te fuiste, marinerito,                                       Quien cabalgara el caballo

en una noche lunada,                                             de espuma azul de la mar

¡Tan alegre, tan bonito,                                          de un salto, quién

cantando la mar salada!                                        cabalgara la mar.

Nació y murió en El Puerto de Santa María (Cádiz). Esto es lo que se llama ser fiel a la tierra, como lo fue también al mar. Alberti hace una poesía “fresca, ágil, graciosa, parpadeante: andalucista”, como dijo un crítico. Influenciado por Góngora, de “Cal y canto” da paso a la fase superrealista de “Sobre los ángeles”. Cuando se afilia al Partido Comunista, su poesía da un giro y su tono es cada vez más irónico y desgarrado. Su obra es muy extensa. Yo me quedo con su “Arboleda perdida”, poesía de la nostalgia.

Utiliza el verso libre, caracterizado por su alejamiento intencionado de las pautas de rima y metro.

 

Dolores Redondo

Dolores Redondo, donostiarra, fue galardonada con el Premio a la Mejor Novela Negra 2013 y con la Pluma de Plata 2014, según la Asociación de Libreros del País Vasco. Ha escritorio 2.jpgescrito una trilogía ambienteda en el Valle del Baztán, (Navarra). Yo he leído el primero: “El guardián invisible”.

Este guardián es el Basajaun, personaje de la leyenda mítica de la cultura Vasca, que cuida de los bosques, la agricultura… y es protector de los rebaños de ovejas. Hace el bien a las personas honestas que lo necesitan. Es un personaje similar a los trolls. En esta novela se relatan los crímenes de niñas adolescentes y, al parecer, vírgenes.

La investigadora de los crímenes de esta novela negra, vuelve a Elizondo, la capital del Baztán de donde es oriunda. Se ha de enfrentar, no sólo a las dificultades de encontrar al asesino, sino también a sus propios miedos originados en su infancia.en el entorno familiar.escritorio.jpg

Novela trepidante, con más luz y menos lluvia que en la película, y con un asesino inesperado, al estilo Agatha Christie.

Federico García Lorca

He escuchado recitar a Luis del Olmo un poema de Antonio Machado dedicado a García Lorca con motivo de su fusilamiento … en Granada. En su Granada. 

Merece mucho la pena leer la poesía de García Lorca porque la sensibilidad que despren

descarga.jpgG.Lorca.jpg

de, te llega. Yo he gozado con ese juego de palabras que utiliza, su colorido,  música, metáforas y su mensaje, siempre con un trasfondo social. Es bueno deleitarse leyendo el Romancero gitano, Poeta en Nueva York, Poema del cante jondo… Tiene tan buena poesía que no cabe toda en un folio, ni en la memoria.

Y si lo que se prefiere es el teatro, Bodas de sangre, La casa de Bernarda Alba o Mariana Pineda, por no citar más, nos transportará a la España de la primera mitad del siglo pasado para mostrarnos las costumbres y forma de pensar de entonces. Al leer su teatro me recuerda a Alejandero Casona, que dejó escuela, y Federico puede ser uno de sus discípulos.G.Lorca.png

Federico García Lorca no deja indiferente a nadie. Hay que tomar partido: o te apasiona o lo rechazas. A mí me apasiona.

Eva García Sáenz de Urturi

Nació en Vitoria el 1972. Licenciada en óptica y optometría. Es una novelista muy actual.

Las editoriales con las que se puso en contacto no le dieron respuesta y decidió publicar en 2012 “La saga de los longevos” vía Amazon.com, donde se dio a conocer y su primera novela se convirtió en un fenómeno literario. Una inyección de ánimo para los autores noveles que intentan lo mismo.Escritorio

He leído “El silencio de la ciudad Blanca”, la primera novela de una trilogía. Un famoso arqueólogo es acusado y encarcelado por unos horríbles crímenes. Cuando está a punto de salir, los crímenes se reanudan siguiendo un ritual: siempre son parejas, acariciándose; al lado han colocado un eguzkilore; aparecen en lugares importantes de la ciudad y las víctimas siguen una serie en que su edad acaba en 0-5 años.

Es una novela limpia de sangre y de escenarios escabrosos a la hora de presentar los descarga.jpgescritoriocrímenes, donde la búsqueda del criminal se eterniza en pistas y teorías falsas, estilo a las novelas del sueco Larsson. El inspector Unai López de Ayala, que investiga los crímenes, es experto en perfiles criminales.

Para los residentes en Vitoria-Gasteiz y provincia, y para los que disfrutan de una lectura pausada, sin prisas por acabar la novela.