CONFESIÓN

Todos, más o menos hemos pasado por eso. Inocentes y crédulos hasta que ellos mismos nos han quitado la venda con la que querían tapar la culpa.

deseo indigno

Confesion

Inicio el ritual. Un avemaría purísima es seguido por un sin pecado concebida. Tonto de mí no le mire a los ojos, como si fuera el único que cometió el pecado. De carrerilla le suelto que he realizado el acto sexual fuera del matrimonio. Mantiene silencio. Quiero que hable, que muestre su enfado. Me mira sin reprocharme nada. Con un hombre, le asevero. Pero ya no le quiero, balbuceo. Tienes algo más que confesar, fue su única respuesta. No, padre. Me manda rezar dos Credos y eso es precisamente lo que le quisiera decir, que ya no creo, que he perdido mi fe en él. Intento marchar de allí, escapar, y él me coge la mano fuertemente. Acerca su boca a mi boca. Intento retirarla de la suya. La persigue. Accedo.

De nada sirvió la confesión.    

..

Ver la entrada original

Un comentario en “CONFESIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s