Miguel Hernández

Ayer escuché en TV a un joven que escribía poesías, les ponía música y las cantaba acompañado con la guitarra. Decía que su poesía era sencilla y por eso llegaba bien a la juventud. Al escucharlo, me acordé de Miguel Hernández, a quién le gustaba leer poesía mientras hacía de pastor y que después escribió esos poemas tan bellos y tan dolorosos a la vez.

Nhernandez_miguel_2.JPGo sabría qué título destacar de él, si Perito en lunas, El rayo que no cesa, Cancionero y romance de ausencias… Al igual que sus poemas. ¿Cuál elegiría? ¿Vientos del pueblo me llevan, Nanas de la cebolla, Canción última, Elegía a Ramón Sije…? A propósito de éste último, quiero hacer referencia a la gran amistad que existió entre ellos a pesar de su distante ideología política. ¿Qué es lo que les unió? Su gran interés por la poesía.

Las poesías de Miguel Hernández son duras como la realidad misma que le tocó vivir en tiempos de guerra. Son  desgarradores, hay mucha sangre…, pero a la vez, y por contradictorio que parezca, serena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s